Si duermes menos de 7 horas, empieza a poner en práctica estos sencillos consejos

Si duermes menos de 7 horas cada día y de forma crónica, tu salud se resiente.

Poco a poco irás notando las secuelas de esa falta de descanso que te reclaman como una deuda tanto tu cuerpo como tu cerebro.

Para conseguir un descanso saludable y reparador debemos descansar entre 7 y 9 horas. Queda claro también que cada persona tiene unas necesidades, y que no serán las mismas en un niño que en un adulto de edad avanzada.

No obstante, hemos de quedarnos con el umbral de las 7 horas.

En el momento en que nuestro descanso oscila entre las 4 o las 6 de forma continuada (no hablamos, pues, del insomnio ocasional) es necesario cambiar rutinas o consultarlo con nuestro médico.

A continuación, te proponemos que empieces a establecer pequeños cambios en tus hábitos de vida. Tanto si tenemos problemas para conciliar el sueño como si no, pueden ser beneficiosos para todos nosotros.