Recetas caseras para tratar la disfonía

Para no dañar la garganta, debemos evitar el carraspeo y la tos exagerada. Un descanso adecuado también es fundamental para nuestras cuerdas vocales con el fin de disminuir las posibilidades de disfonía.

Mal llamada “afonía”, la disfonía es un trastorno de la voz cuando se altera su calidad, pero sin desaparecer por completo. Puede haber diferentes causas y tipos. Conoce más sobre ella en el siguiente artículo.

Tipos de disfonías

Existen dos tipologías de disfonías: funcionales y orgánicas. Las primeras surgen por una complicación en la laringe, por nódulos, pólipos, quistes, edemas o úlceras o por problemas de inhibición, espasmódicas, psiquiátricas, etc.

En el caso de las disfonías orgánicas suceden por una lesión en los órganos de fonación, causada por enfermedades congénitas en la laringe o extralaringe, por problemas hormonales, neurológicos o bien por alteraciones quirúrgicas o traumáticas.

 

¿Por qué pueden aparecer?

Entre las causas más comunes de disfonía podemos destacar: